lunes, 12 de junio de 2017

Como influyen los pensamientos en nuestro cuerpo



La influencia de las emociones y los pensamientos en el cuerpo, es un tema que suscita interés en el ámbito científico y social, son innumerables las investigaciones que se realizan en el ámbito del conocimiento científico. 


Vamos a enumerar algunas ideas sobre cómo influye algo tan personal como el estado de ánimo animo y las ideas en las células. 

Hasta ahora se ha establecido el paradigma del determinismo genético, en la que se defiende que la parte fundamental es el núcleo, donde se encuentra el ADN, el código genético. Bajo esa visión, todo está contenido en el ADN: Las enfermedades, las características de la personalidad, los rasgos de nuestro carácter.

Sin embargo, la Epigenética, una rama de la biología muy activa cuya misión consiste en explorar el comportamiento de los genes, está empezando a demostrar que, aunque en los genes haya una determinada información, no necesariamente se expresa toda ella. Es decir, que algunas partes se activan y otras se adormecen debido al ambiente. 

En el año 2004, se elaboró el proyecto de investigación genoma humano, en la que científicos de muchos países comprobaron, con sorpresa, que la cantidad de genes no tiene relación con la complejidad del organismo. Un ser humano varía en pocos genes con especies de cuerpos muy simples como la de un gusano. 

En nuestro escenario vamos a contemplar los actores principales. En primer lugar observamos la célula, que se podría definir como los ladrillos que constituyen los diferentes tejidos… en el organismo hay billones de células, billones de seres que tienen vida propia.
Los genes, para que se expresen, necesitan una proteína con una carga eléctrica determinada, cuando está activada por un campo de energía cambia la forma, cuando se une a la sustancia a la que es sensible se produce un movimiento. Poniendo un ejemplo visual, imaginar que nos cogemos de la mano, uno da una sacudida que es transmitida al compañero. Según esta analogía, las proteínas facilitan la expresión del gen, y están reguladas por un estimulo externo.

Desde la aparición de la física cuántica se ha modificado el paradigma de la biología. Las moléculas son uniones de átomo, estados vibratorios como un torbellino.
Nos alejamos de la observación valorando las magnitudes de la materia: peso, volumen... en su lugar se percibe la materia de forma subatómica… se observan campos de energía y vibración. 

Al contemplar el sistema nervioso se vislumbran millones de neuronas que transmiten impulsos electromagnéticos, pueden llegar a sensibilizar a proteínas que son impresionables a ese impulso. En el libro La Biología de la Creencia, del biólogo estadounidense, se explica como un pensamiento intenso y permanente afecta a la biología.

Tenemos pruebas que confirman que los estados de ánimo como el estrés, la depresión, que producen sustancias, si estos estados se mantienen de forma permanente, influyen en todo el organismo.


Tenemos dos programas instalados a nivel biológico, estos son:

1.- Modo crecimiento: Mantenerse con vida el mayor tiempo posible, en las mejores condiciones.
2.- Modo protección: Estado de alerta que bloquea el crecimiento. Permite afrontar riesgos, diseñado para que dure un instante. Ansiedad, estrés, miedo intenso paralizante…
Estaremos de acuerdo de que en la sociedad actual, cada vez hay más gente que vive presa del pánico. Incluso si una madre, cuando se entera de que está embarazada no desea tener un hijo, se instala el modo protección en el feto.


¿Cuál es la naturaleza de nuestros actos?
Tenemos dos modos de actuación: una consciente y racional (análisis, reflexión…) y otra inconsciente, aquello que la persona suele expresar como “es más fuerte que yo”.
Durante la vida de cada uno, se repiten muchas veces un tipo de acción, se activa una respuesta y me ahorra tener que estar continuamente encontrando soluciones.

Si en la infancia percibo que las personas que me rodean se expresan cariñosamente, lo voy a integrar y asimilar como un modelo de comportamiento. Por el contrario, si veo que se relacionan con violencia, genero esa costumbre, lo que incita en un gran porcentaje, que los que han sido maltratados se conviertan en maltratadores.

El inconsciente no clasifica como bueno o malo. La biología expresa a través de un síntoma el conflicto emocional que se encuentra detrás de esa conversión. Al acceder a la fuente conflictiva, el 100% del problema.

Una persona que tenga un vínculo con un familiar que haya tenido un problema muy intenso le puede condicionar. Un violinista de éxito, vinculado a su abuelo que estuvo en un campo de concentración, el mensaje es que no debe destacar. Cada vez que tiene que subir a un escenario se le descompone el cuerpo.


El efecto placebo
Se realiza un experimento con un grupo de pacientes con artrosis de rodilla. Se realizan dos tipos de operación: A y B. A todos los pacientes se les explica la suerte que han tenido al ser seleccionados para que un prestigioso traumatólogo realice la intervención. 

Un tercio fueron operados con un tipo de operación. Un tercio fueron intervenidos con la técnica B y al otro tercio le pusieron anestesia, abrieron, simularon la intervención, no tocaron nada y cerraron. La conclusión tras el seguimiento fue que todos mejoraron.

El efecto nocebo
Los pensamientos negativos y destructivos del tipo: “Me van a echar”, “no voy a poder pagar”, “está todo muy mal”…


Con esta reflexión pretendo llegar a la conclusión de la importancia del optimismo, de la constancia para tratar de ser mejores personas que se sientan bien con ellas mismas y con los demás; y conseguir nuestros objetivos apoyándonos en valores como la integridad, la honestidad, la nobleza, la fortaleza y la convicción, porque realmente tenemos un gran poder interior que se puede activar con la fuerza de voluntad.

Recuerda pedir ayuda si tu solo no puedes con tu situación, siempre habrá alguien que te pueda ayudar... ¡Ánimo y a por todas!