martes, 3 de enero de 2017

¿Qué investigamos en las sesiones?



La enfermedad muy a menudo  es de origen conflictual; los trastornos psíquicos casi siempre lo son, salvo en caso de lesión cerebral; nuestros bloqueos psicológicos lo son por fuerza. Además, muy a menudo el miedo al Otro y a su posible sanción es la causa directa o indirecta, de uno y otro modo. Nos falta conocer por qué y cómo.

Es necesario determinarlo, para nosotros mismos o para otro si somos terapeutas, explorando la historia y/o la prehistoria de la persona para descubrirlo. 

Hay que buscar:


  • Casos de maltratos psíquicos o psicológicos.
  • Abandonos, exclusiones o destierros.
  • Errores, transgresiones, culpas o crímenes.
  • Sanciones o condenas, reales o simbólicas.
  • Culpabilidades, vergüenzas, remordimientos, arrepentimientos o humillaciones.
  • Deshonras personales o familiares.
  • Educadores exigentes o estrictos.
  • Circunstancias particulares…

Normalmente es fácil de entender, a veces tenemos que indagar en todos los rincones y en ocasiones es incomprensible. Puede ser un acontecimiento que sucedió durante los primeros instantes de nuestra vida y del cual no tenemos ningún recuerdo; un contexto perfectamente normal, aunque traumático; un detalle cuya importancia no habíamos entendido; un secreto de familia del que sufrimos las consecuencias sin saberlo.
A veces hay que ser detectives finos, un Sherlock Holmes, para encontrarle la vuelta a la historia, así como sobre todo se capaz de empatizar para entender bien el sufrimiento inconsciente del otro.